Vajillas Duralex. Nuestro particular homenaje

Vajillas Duralex. Nuestro particular homenaje

La vajillas de Duralex se despiden en un año tan singular como lo es este 2020. Su fortaleza, siempre se la conoció como la vajilla irrompible, no ha podido resistir el golpe de la pandemia que ha venido a dar la ultima estocada a esta histórica marca de origen francés, que ya presentaba algunos problemas.

Con sede en La Chapelle-Saint-Mesmin, Duralex nacía en 1945 sustituyendo a la loza tradicional bajo la promesa de ser una vajilla “irrompible” y en los años sesenta y sententa alcanzaba su máximo esplendor. Algunos incondicionales de la marca se desplazaban a Andorra, en los años cincuenta, cuando aun no se encontraban en nuestro país.

vaso duralex

Todos la asociamos a lo vintage y la serie “Cuéntame”, tal fue la importancia y la presencia de las vajillas Duralex en nuestro país que son muchos los que se han sorprendido al conocer que no es una vajilla española sino francesa.

La palabra Duralex procede de la frase en latín “Dura lex, sed lex” que significa la ley es dura pero es ley. Toda una declaración de principios de su firma: vajillas prácticamente irrompibles resistentes a cualquier golpe, que pasan de agua hirviendo a la fría sin riesgo de rotura.

Duralex causó furor en España, la firma llegó a abrir una fábrica en Guadalajara para poder satisfacer la alta demanda. Se trataba de una vajilla barata, para hogares obreros y uso diario. 

Su primer vaso duralex transparente, con forma de barril, se llamó Gigogne (barrigón) y su primer plato tenía forma de margarita. Al color transparente le siguieron después el vaso duralex verde y el vaso duralex ámbar.

vajillas duralex

Hablamos de una vajilla que, pese a ese punto de partida, acabaría pasando a la historia. Algunos de sus modelos se exponen en museos como es el caso del Museo de Artes Decorativas de París como muestra de su triunfo en el diseño de vajillas. 

Incluso desde hace tiempo algunas de sus piezas, como el vaso duralex Picardie que James Bond utiliza para beber whisky en el film Skayfall, se pueden comprar en la tienda de MoMA de Nueva York.

Para  el recuerdo quedan también sus míticos platos duralex Paris y sus icónicos vasos duralex Tumbler eternos gracias a la fórmula del vidrio templado prácticamente irrompible; una técnica que consiste en calentar gradualmente el cristal hasta alcanzar temperaturas de 700 grados y enfriándolo súbitamente. Como anécdota el vidrio templado se había creado originalmente para fabricar los cristales de los coches.

vasos duralex

Recientemente Duralex volvió a ponerse de moda con la vuelta de todo lo sesentero en moda y decoración y la aparición del movimiento hípster. Fueron muchos los rebuscaron en los armarios de la abuela para tratar de dar con alguna pieza “auténtica” aunque seguía siendo posible comprar sus populares platos y vasos de color ámbar, verde o azul en algunos sitios web. 

Se habían reformado, introdujeron nuevos colores, un packaging sostenible y se vendían a través de una su tienda online.

vasos duralex

Duralex es, para muchos, sinónimo de nostalgia, de vajilla de la buena, de aquellas cosas de antes bien hechas, que consiguieron quedar fuera de la obsolescencia programada y de lo éfimero. Quién no se ha encontrado con “bajas” de más del 50% de sus piezas al hacer recuento de esos platos y esos vasos especiales, con diseño, tan tan ideales… como frágiles. Esa moda accesible a precios increíbles pero que tantos disgustos nos ha dado.

Cuando se rompía Duralex, que era bien difícil, lo hacía además en bolitas… evitando cortes y accidentes indeseados.

vaso duralex expaña


Publicación más antigua Publicación más reciente